Viernes 10 de Marzo

San José fue como el barro blando en las Manos del Alfarero: dejó que Él lo hiciera como más le gustaba, confió dejando que  El imprimiera Sus Huellas…

Y Madre Camila, hizo lo mismo, se puso en las Manos de Dios, Su Alfarero. 

San José y Camila, nos invitan a  «Dejar al Padre alfarerar la vida», porque El: 

Mira más allá, adonde nuestros ojos ya no alcanzan a ver; vela y se ocupa, aun cuando nosotros no lo vemos,  trabaja, aunque creamos que somos nosotros quienes llevamos las riendas… Él se ocupa, cuida, protege, da vida y ama… porque todo y todos, estamos en Sus  Manos paternales.

El sí que te  conoce! tu vida: está en Sus Manos…

dia 10

752 Total de visitas 1 Visitas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *