Carisma

La Venerable Madre Camila Rolón, dotada por Dios de cualidades humanas que perfeccionó mediante el ejercicio de las virtudes hasta adquirir una personalidad perfectamente lograda, capaz de amar y entregarse totalmente al prójimo, adquirió, a través de una rica experiencia familiar, un profundo sentido de Dios Padre y Señor de todo.

Aprendió a conocer sus limitaciones y a confiar en la Providencia.

El Espíritu Santo suscitó en ella una experiencia honda y contemplativa de Cristo en su misterio de pobreza y anonadamiento, con una particular acentuación en su abandono filial al Padre.

Así descubrió los “anchurosos senos de la Providencia”, imagen con la que expresaba la ternura y misericordia del Padre, donde se sentía cobijada amorosamente.

Su particular configuración con Cristo Pobre la llevó a:

  • La meditación constante de los misterios de la Encarnación, Vida oculta, Cruz y eucaristía, para imitarlo en su anonadamiento y humildad, su obediencia y abandono, en disponibilidad y entrega total.
  • Una ilimitada confianza en la Providencia, no a pesar sino a causa de su miseria.
  • Una actitud de permanente alabanza, gratitud y gozo por la grandeza infinita de Dios, el Todo, inclinado amorosamente hacia ella, la nada.
  • Un celo ardiente e intrépido por la gloria de Dios y la extensión del Reino, con absoluta gratuidad

Mediante el carisma recibido como don del Espíritu Santo:

  • Abrazó con amor de madre a todos los afligidos por la debilidad humana.
  • Reconoció en los pobres y en los que sufren la imagen del Señor.
  • Se esforzó por remediar sus necesidades
  • Sintió la seguridad de Dios en la más completa pobreza de medios humanos.
  • Tuvo el coraje de esperar contra toda esperanza.
  • Transmitió la alegría que brota de la Cruz.

Mensaje actual

El mensaje proclamado por el Espíritu Santo a través de la Madre Camila fue percibido claramente por la Iglesia de su tiempo.

Presentó a Cristo desde su dimensión de pobreza como abandono confiado y total a la voluntad del Padre; con su estilo de vida fraterna y solidaria demostró con los hechos cómo hay que vivir el mensaje cristiano.

Dio una respuesta concreta a la crisis del liberalismo de fines del siglo XIX fundando una congregación que constituyó una novedad para su tiempo y su ambiente por la forma de servicio: gratuito, y el marco geográfico elegido: los pueblos de la campaña, desprovista de ayuda espiritual. “Así dimos principio a la fundación de una congregación única en el país, que se titulan hijas de San José y que nos dedicamos a la enseñanza de las niñas pobres y huérfanas y tanto internas como externas todas se educan gratuitamente. También señor nos dedicamos a la asistencia de enfermos a domicilio velando al lado de nuestro hermano que sufre, sin mirar su sexo ni condición y atendiendo a los pobres menesterosos con los alimentos necesarios como lo manda nuestra Regla”.

El ideal de Camila fue formar hombres y mujeres honestos, y trabajadores, inspirándoles un grande amor a la Religión y a la patria; en los asilos de la Madre Rolón nunca faltó el himno nacional, la bandera argentina y los nombres de los próceres, junto con el Niño Dios, la Virgen, el Sr. San José y los Santos.

La Madre Camila, empuñando su cruz evangelizadora y extendiendo su caridad desinteresada hacia todo el mundo, haciendo su opción preferencial, con la sensibilidad misma de Cristo, hacia todos los pobres, tiene un mensaje de increíble actualidad.

Saliendo al paso de las necesidades de su época, y dándoles, desde su pobreza, una solución evangélica, es un desafío a poner el hombro sin esperar soluciones mágicas; a no caer en la tentación de la absolutización del poder, del dinero, del placer.

Es una prueba de que es posible la justicia, pero a condición de que sólo Dios sea su fuente.

Es un mensaje de gozosa esperanza. Su percepción espiritual de que Dios es siempre más: más que las dificultades, más que los límites, más que la miseria, nos trasmite la seguridad de que la misericordia y el amor de Dios triunfarán sobre nuestro pecado y nuestra indigencia.

Es una invitación a la creatividad, para realizar la evangelización, nueva en su ardor, en sus métodos y en su expresión,

Testimonios de contemporáneos

“Inteligentísima, pero al mismo tiempo excepcionalmente simple y humilde, llena del fuego de la caridad divina, y toda corazón, para loa abandonados, los huérfanos”

R.P. José abate, O.F.M. Conv.

« Inteligencia clarísima, corazón grande, energía de carácter; y a estos dones naturales añadió el Señor los sobrenaturales en abundancia, derramándolos sobre ella a manos llenas.”

Reverendo Padre Urbano Álvarez, O.S.A.

“La Madre Camila hablaba siempre como si estuviese frente a Dios, y como si siempre orase en su presencia: ¡como si lo viese ! “

Excmo. Cardenal Antonio Caggiano

“Podemos decir con verdad que la vida toda de esta humilde hija de San Isidro fue caridad: amó a Dios, amó al prójimo…no vivió ni trabajó para sí, sólo para su Dios, para agradarle, amarle, adorarle, honrarle por todos….

Desprovista de todo medio humano, sin socorros pecuniarios, débil naturalmente, ha sido la mujer fuerte, la madre que amparó, alimentó y formó a miles de niños pobres, llevó la alegría y la paz allí donde anidaba el dolor, regeneró a muchos; hija fiel de la iglesia, es una gloria de su patria por sus virtudes; y sus obras admirables, el amor a dios y al prójimo, los dejó, puestos en la práctica, en la familia religiosa que fundó.”

Reverendo Padre Alberto Guerrero C.S.S.R.

“Todos los caminos de la patria, en todas direcciones, la vieron peregrinar fundando orfanatos, refugios de ancianos, hospitales. Sin humanos recursos, su caridad sin límites hizo florecer el milagro de sus obras. Portentosa samaritana, la sorprendieron los días y las noches inclinada sobre todos los doloridos del alma y del cuerpo….Le tocó afrontar con un valor de soldado de avanzada y sin más recursos que los del cielo, la indigencia más tremenda espiritual y social de nuestra patria en anarquía y en dolorosa formación. El apostolado social, la reducción social de las clases más humildes y necesitadas, tuvo en esta argentina cabal y criolla cien por cien que fue la Madre Camila, su primera y más gloriosa abanderada.

Su espiritualidad y su apostolado ardían como una sola llama en la que se quemaban estos tres ideales: el de la caridad heroica de un San Vicente de Paúl; el de la gloria de Dios de un San Ignacio de Loyola, el de la locura de la Cruz de una Santa Teresa de Ávila.”

Pbro. Amancio González Paz


1347 Total de visitas 1 Visitas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Venerable Madre Camila

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com