34. Asilo Saturnino Unzué de San José

 (Apto para Chrome) [responsivevoice_button voice=»Spanish Latin American Female» buttontext=»Escuchar»]

argentinaAsilo Saturnino Unzué de San José. Carhué. Provincia de Buenos Aires.  Argentina.  10/08/1906

Reseña Histórica.

 

“El día 10 (de agosto de 1906) después de darle el nombramiento de Superiora de este nuevo Asilo a Sor María Ignacia, como había sido ya electa por el consejo General, se le dio por compañeras de tareas a Sor María Isabel de la Cruz, a Sor Teresa del Carmelo, y a Sor Catalina de Jesús; después de las oraciones de práctica salimos, acompañada con Nuestra secretaria privada Sor Peregrina del Buen Consejo, hacia Buenos Aires, donde debíamos tomar el tren, que nos traería a este Pueblo de Carhué, donde llegamos a las ocho y media de la mañana después de un viaje muy feliz gracias a Dios, allí en la Estación ya nos esperaban una Comisión de bondadosas Señoras, llenas de cariño; nos dirigimos a la Iglesia oímos la Santa Misa, el Señor Cura nos dio la bienvenida; entonó el Veni Creator, y nos dio la Sagrada Comunión; la Misa fue acompañada con armonio; después de esto, a la salida de la Iglesia, muchas Señoras y Señoritas nos saludaron con cariño, y una apreciable Señora nos invitó a pasar a su casa donde nos invitó a tomar el desayuno que ya nos había preparado y ella misma nos lo sirvió cual cariñosa Madre; de allí, acompañada de todas ellas nos llevaron a la casa que ya estaba dispuesta para la fundación del Asilo; desde el momento en que entramos en ella no nos cansábamos de dar gracias al Señor por este nuevo beneficio. Todo este día fue de mucha fatiga porque nos ocupamos en preparar las habitaciones, todos nos ayudaban: el Buen Señor Cura, con su hermanito y hermana, un Carpintero; unos armando camas, otros preparando la Capilla, y todos a querer ayudar en algo, pues faltaban todos los detalles; ya a la hora de medio día teníamos nuestros aposentos listos, y nuestro comedorcito todo arreglado según nuestros usos; nos sentamos a la mesa a comer ya en la casita de San José, en Carhué. ¡Oh Providencia Divina, qué maravillosas son tus Misericordias Señor! Desde este día no cesan de entrar las benditas limosnas, en todo se manifiesta el cariño de estas buenas gentes.

Así pasamos los días en estos preparativos, para que la inauguración que ya se había fijado fuese el día 15 fiesta de la Asunción Gloriosa de la Santísima Virgen en cuerpo y alma a los cielos; y qué‚ linda es la bendita Imagen, la Inmaculada representada en el misterio de su Asunción, con las manos levantadas al cielo, en una nube, y a sus pies llena de Ángeles; qué linda es la gran Madre de Dios en su Asunción; ella en el medio del Altar, a la derecha Nuestra Santísima Madre del Carmen, y a la izquierda Nuestro Santísimo Padre Señor San José; todos tres, en sus lindos pedestales. El altar quedó lindísimo; a los lados laterales el Sagrado Corazón de Jesús, y Santa Teresa; toda la Capilla hecha un relicario, chiquita, ya todo listo esperando con ansia el dichoso momento en que el Rey del Cielo tomara posesión de su humilde habitación. Que aunque en verdad, tan chica como la cueva de Belén, también es verdad que ya quedó tan hermosa como San Pedro en Roma, por habitar en ella el mismo Rey de cielos y tierra.

El día 15 a las 10 de la mañana se dio principio a la bendición de la Casa. Siendo Padrinos del Acto los dos hijos mayores de la Señora Ángela U. de Álzaga, Félix Álzaga y Angelita Álzaga, representándolos por no haber podido venir ellos, el Señor Juez de Paz Señor Antonio Gallo y su Señora Esposa D. Edelmira Ríos de Gallo; y de la Santísima Virgen, fueron la Señora Magdalena de Marino, y el Señor Don José Marino; de San José, el Secretario de la Intendencia, y la Srta. Micaela Marino, y así las Imágenes puestas en cuadros todas fueron bendecidas a la vez y cada una con su respectiva madrina, todas con sus velas adornadas, lo que hacía una linda procesión con un orden y devoción que edificaba. La casa (estaba) llena de gente e inmediatamente se principió la Misa acompañada con armonio y cantos por nuestras hermanas, pues se hallaban aquí dos de Pehuajó, Sor María Justina y Sor Nicolasa. Terminada la Misa se expuso el Santísimo Sacramento, y después de la estación se dio la bendición con el Santísimo, cantando para terminar el Viva Jesús; así termina la fiesta de la inauguración.

El día dieciséis reuní las Señoras principales del Pueblo, las que generosamente respondieron a mi humilde llamado; les recomendé el Asilo y las hermanas, que viesen era una cosa muy grande contar en aquel apartado Pueblo con un Asilo y Escuela Religiosa para mandar sus niñas gratuitamente, que ya sabían que las hermanas de San José eran Pobres mendicantes por el amor de Nuestro Señor Jesucristo; y que así les rogaba que todas y cada una contribuyese con su colecta mensual como pudiesen, que el Señor los recompensaría, y todas prometieron que ayudarían cada una con lo que pudiese. Así termina la instalación de este Asilo de San José para niñas pobres huérfanas y desamparadas, todos estos últimos días era una romería la casa, pues todos querían visitarla y conocer las hermanas, y ver la Capilla; a todos se les repartió rosarios, medallas, estampitas y escapularios, con que se retiraban contentos y alegres con aquellos regalitos; pobres gentes, cuánto bien se les puede hacer con sólo enseñarles (a) amar a Dios aprendiendo la doctrina cristiana.

Quiera Dios Nuestro Señor por su infinita bondad y Misericordia bendecir esta Nueva Casa de San José, y todo cuanto en esta fundación hicimos, encargamos y recomendamos a las hermanas, de que vivieran en Santa Paz de Dios, amándose mutuamente como miembros de un mismo cuerpo, unidas en espíritu y verdad; antes de separarme de ella(s) quise dejarles de mi puño y letra la carta de encargos y mandatos que recomendé encarecidamente que la guardasen a la letra con espíritu de Fe, y que esto sería en grande ayuda para el gobierno de la Casa; encargué que esa carta fuese leída dos veces por año, en Comunidad; dejándolas a todas cobijadas bajo las Alas de la Divina Providencia, y en compañía de Jesús María y José, y así alentadas, y animadas a esperarlo todo que el Señor las ayudará, de todo Corazón las bendije, y rogué a mis queridas hijas rogasen por su pobre Madre que ya saben las quiere en Nuestro Señor”.

Sor Camila de San José Rolon Gracias a Dios

 

La casa, alquilada, era pequeña y contaba con dos aulas. Desde su fundación tenían 31 alumnas internas, por lo que se anexó una casa también alquilada, para dictar las clases y un dormitorio con capacidad para 51 internas.

Las Hermanas mantenían firmes valores evangélicos: la pobreza y la ilimitada confianza en Dios, el ofrecimiento total a la Virgen Inmaculada, y por Amor, servir al prójimo.

Se acogían tanto niñas de la zona rural como del mismo pueblo. Las Hermanas condujeron el estudio de las primeras letras y fueron los responsables directos de la Enseñanza Primaria.

En el tiempo y espacio libres, además de los quehaceres domésticos, importantes y necesarios para una armoniosa vida de familia, las Hermanas enseñaron actividades prácticas, base y fundamento, para que en el futuro las niñas, pudieran desempeñarse eficazmente en sus propios hogares. Así el bordado a mano, el tejido de prendas, la costura, el lavado y el planchado, fueron objetivo de una verdadera enseñanza sistemática, lográndose ampliamente resultados óptimos.

Viendo que la casa resultaba estrecha, la benemérita dama, doña Angela Unzué de Álzaga, tomó a su cargo la construcción de un nuevo edificio, que respondiera exactamente al plan del internado, y a los fines educativos del Ministerio de Educación de la Provincia de Buenos Aires.

Finalizada la obra, se efectuó el traslado hasta el actual edificio, que fue inaugurado el 5 de Diciembre de 1922.

Debido a la escasez de medios y recursos económicos, la falta de religiosas en la Congregación, y otras dificultades y obstáculos que fueron surgiendo y sumándose, las Hermanas a debieron retirarse en 1959.

Actualmente, la obra continúa eficazmente en manos de las Hermanas de la Inmaculada Concepción.

 

+

J.M.J

Carhué, Agosto 15 de l906

            “A pedido de la dignísima Sra. Ángela Unzué de Alzaga se fundó este Asilo y en recuerdo de su querido Padre, pidió se le pusiera el nombre de «Asilo Saturnino Unzué‚ de San José‚» y con el permiso de la Autoridad Eclesiástica se inaugura el día de la fecha, fiesta de la gloriosa Asunción de la Sma Virgen. La misma bondadosa Señora costeó todo el mobiliario de la casa, como consta en el inventario a continuación, y se comprometió a pagar el alquiler de la casa, hasta tanto el Asilo tuviese casa propia. Ella nos manifestó que su mayor deseo era que en este Asilo se diese la preferencia para recibir internas, fuese para pobres, sin que por esto quedase coartada la libertad de las hermanas para recibir alguna niña cuyos Padres lo solicitasen, y viésemos era necesario su ingreso; prometió además ayudar a las hermanas siempre que lo reclamase la necesidad.

            Verdad que el Señor Grande y Misericordioso en todos los tiempos se ha reservado corazones magnánimos y generosos para coadyuvar a la conservación de sus obras. Esto lo vemos y palpamos las «Pobres Hermanas Bonaerenses de San José‚», cada vez que tenemos que responder al pedido de la fundación de algún nuevo Asilo; a pesar de toda nuestra ruindad y de los calamitosos tiempos por que atravesamos, y no contando con otro Capital que con el de la Divina Providencia, se llevan a cabo estas fundaciones de estos Benditos Asilos que es una Maravilla del Señor. ¡Oh! yo que lo veo y lo palpo siento mi corazón como oprimido con la abundancia de tantos y tan grandes beneficios, y quisiera convidar a las criaturas todas, a que me acompañasen (a) alabar al Señor por eternidad de eternidades. Porque es Bueno y porque son grandes sus Misericordias.

            Hermanas de San José‚ e hijas mías de mi corazón, no olvidéis jamás estos beneficios y haced constancia y con un verdadero deseo de trabajar únicamente por agradar al Señor, rogad por nuestros Bienhechores, por la fundadora de este Asilo, por el Sumo Pontífice, por Nuestro Dignísimo Prelado, el Ilmo. Mons. Terrero, que con tanta benevolencia bendice y acompaña estas obras, con sus consejos y oraciones; inculcad esto a vuestras niñas. Y no temáis, N. Sma. Madre del Carmen y N. Smo. Padre Señor San José‚ y N. Seráfica y bendita Madre Santa Teresa de Jesús, ellos intercederán al Señor y el Señor nos ayudará, y que todo redunde a la mayor honra y gloria del Señor.

            Por último os pido no os olvidéis de esta vuestra pobre y ruin Madre que de corazón os bendice. Así sea”.

Sor Camila de San José‚ Rolon

Las Hermanas ya no atienden esta obra.


[fancy_images width=»290″ height=»200″]
[image title=»Antigua-Foto-Asilo-Unzué-de-San-José» alt=»Antigua-Foto-Asilo-Unzué-de-San-José» caption=»Antigua-Foto-Asilo-Unzué-de-San-José»]http://www.camilarolon.com.ar/wp-content/uploads/2014/04/1-Antigua-Foto-Asilo-Unzué-de-San-José.jpg[/image]
[image title=»Niñas-Internas-y-Hnas.-11-de-Octubre-de-1923″ alt=»Niñas-Internas-y-Hnas.-11-de-Octubre-de-1923″ caption=»Niñas-Internas-y-Hnas.-11-de-Octubre-de-1923″]http://www.camilarolon.com.ar/wp-content/uploads/2014/04/2-Niñas-Internas-y-Hnas.-11-de-Octubre-de-1923.jpg[/image]
[image title=»Asilo-Unzué-Carhué» alt=»Asilo-Unzué-Carhué» caption=»Asilo-Unzué-Carhué»]http://www.camilarolon.com.ar/wp-content/uploads/2014/04/3-Asilo-Unzué-Carhué.jpg[/image]
[image title=»Capilla-Altar-al-Sagrado-Corazón» alt=»Capilla-Altar-al-Sagrado-Corazón» caption=»Capilla-Altar-al-Sagrado-Corazón»]http://www.camilarolon.com.ar/wp-content/uploads/2014/04/4-Capilla-Altar-al-Sagrado-Corazón.jpg[/image]
[image title=»Carhué-Día-en-que-pusieron-la-placa-de-homenaje-a-la-Sra.-Angela-de-Alzaga-Año-1924″ alt=»Carhué-Día-en-que-pusieron-la-placa-de-homenaje-a-la-Sra.-Angela-de-Alzaga-Año-1924″ caption=»Carhué-Día-en-que-pusieron-la-placa-de-homenaje-a-la-Sra.-Angela-de-Alzaga-Año-1924″]http://www.camilarolon.com.ar/wp-content/uploads/2014/04/5-Carhué-Día-en-que-pusieron-la-placa-de-homenaje-a-la-Sra.-Angela-de-Alzaga-Año-1924.jpg[/image]
[image title=»Carhué-1928″ alt=»Carhué-1928″ caption=»Carhué-1928″]http://www.camilarolon.com.ar/wp-content/uploads/2014/04/6-Carhué-1928.jpg[/image]
[image title=»Asilo-Carhué» alt=»Asilo-Carhué» caption=»Asilo-Carhué»]http://www.camilarolon.com.ar/wp-content/uploads/2014/04/7-Asilo-Carhué.jpg[/image]
[image title=»Alumnas-Internas-Carhué» alt=»Alumnas-Internas-Carhué» caption=»Alumnas-Internas-Carhué»]http://www.camilarolon.com.ar/wp-content/uploads/2014/04/8-Alumnas-Internas-Carhué.jpg[/image]
[image title=»Asilo-Unzué-Taller-de-Costura-Año-1947″ alt=»Asilo-Unzué-Taller-de-Costura-Año-1947″ caption=»Asilo-Unzué-Taller-de-Costura-Año-1947″]http://www.camilarolon.com.ar/wp-content/uploads/2014/04/9-Asilo-Unzué-Taller-de-Costura-Año-1947.jpg[/image]
[image title=»Religiosas-y-Alumnas-Internas-Día-de-la-Bandera-20-6-1947″ alt=»Religiosas-y-Alumnas-Internas-Día-de-la-Bandera-20-6-1947″ caption=»Religiosas-y-Alumnas-Internas-Día-de-la-Bandera-20-6-1947″]http://www.camilarolon.com.ar/wp-content/uploads/2014/04/10-Religiosas-y-Alumnas-Internas-Día-de-la-Bandera-20-6-1947.jpg[/image]
[image title=»Asilo-Unzué-Carhué-7-de-mayo-de-1958″ alt=»Asilo-Unzué-Carhué-7-de-mayo-de-1958″ caption=»Asilo-Unzué-Carhué-7-de-mayo-de-1958″]http://www.camilarolon.com.ar/wp-content/uploads/2014/04/11-Asilo-Unzué-Carhué-7-de-mayo-de-1958.jpg[/image]
[/fancy_images]

2476 Total de visitas 1 Visitas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Venerable Madre Camila

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com