31. Hospital San Vicente de Paúl

  (Apto para Chrome) [responsivevoice_button voice=»Spanish Latin American Female» buttontext=»Escuchar»]

argentinaAsilo de la Misericordia. Río Cuarto. Provincia de Córdoba. Argentina.  Septiembre de 1904

Reseña histórica.

 

El día 30 de Mayo de 1904 partió de la Capital Federal la Reverendísima Madre Camila de San José Rolon acompañada de la Hermana Inés del Santísimo Sacramento, llegando al día siguiente día, siendo recibidas en la Estación por la Presidenta de la Comisión “Damas de Misericordia” Sra. Irene de Boasi y tres Señoras de la misma Sociedad, quienes en sus respectivos carruajes las condujeron al “Colegio del Carmen” de las Hermanas Terciarias Franciscanas en donde fueron recibidas con muchísimo cariño.

La Señora Presidente se puso de acuerdo con la Reverendísima Madre para ir a conocer el Asilo esa tarde a las 3 y media. Fueron recibidas por las Damas junto con los huérfanos, que allí se alojaban, que serían unos 15 entre niños y niñas; acto continuo se las llevó a la clase siendo una sola la sala destinada para ello, encontrándose presentes unos treinta alumnos entre internos y externos.

Se visitaron todas las dependencias, siendo muy ponderado el espléndido salón dormitorio para las Asiladitas.

Vista la casa se las condujo nuevamente a la clase y por indicación de la Señorita encargada algunos alumnos pronunciaron poesías, a quienes se les agradeció, pero la Madre manifestó su desacuerdo.

Se trató de ciertos inconvenientes, uno de ellos fue la separación de los niños de las niñas tanto en los dormitorios como en las clases los que en adelante estarían atendidos por Hermanas tanto unos como otros;…a lo que accedió la Sra. Presidente, que se haría lo más pronto posible.

El 1º de junio tuvo nuestra Reverendísima Madre nuevamente una entrevista con la Sra. Presidente, en que de acuerdo con las Damas se estableció que lo más pronto que les fuera posible debía hacerse la Capilla.

El día 3 en casa de la Sra. Presidente en presencia de cuatro de las Damas de dicha Asociación quedaron de acuerdo en que darían a las Hermanas 6 camas con cortinas y toda las ropa necesaria y proveerlas de dichas ropas siempre que fuera necesario, a más una mesita velador, palanganas, además útiles de comedor, manteles y servilletas.

Advirtió nuestra Reverendísima Madre a la Sra. Presidente que en caso de hacer una observación referente a la buena administración de la casa debía hacerlo a la Superiora y a ésta sola no en presencia de las hermanas y mucho menos de las Sras. Socias.

El día 4 se leyó el acta de arreglo acordado en las anteriores reuniones; terminada que fue, la Madre, haciendo alusión al artículo 2° que dice: “darán la limosna de doce pesos nacionales”, diciendo que no era de su agrado que figurara en primera línea lo que pasarían a las Hermanas, y que esto, solo lo aceptaba a título de limosna, se explayó fuerte y enérgicamente sobre el fin del Instituto y el mérito de mendicidad y lo que a ella le había costado esto del bendito pan de la caridad, y así les rogaba que nunca pensaran que ellas tenían deuda con las Hermanas si en caso no pudieran dar cumplimiento a lo acordado en la Asamblea, pues eran mendicantes por amor de Nuestro Señor Jesucristo, a lo que ellas agradecieron y se puso la nota al pie del acta.

Se acordó también que se pondría un Capellán para la atención del bien espiritual de la Comunidad.

Se les hizo notar que dicho Establecimiento abarcaba tres fines, cual era albergar niños pobres y desamparados, niñas en la misma condición, y la Maternidad, debiendo estas últimas tener sus correspondientes comodidades para la atención que ello requiere.

Por último se pondría a disposición de la Superiora una vez al año dos pasajes de primera clase con cama hacia la Capital Federal.

El día 6 regresaron a la Capital; fueron acompañadas hasta la Estación por la Superiora y dos Hermanas Terciarias Franciscanas.

En los primeros días de septiembre se hicieron cargo nuestras Hermanas de la administración de dicho Asilo, habiendo salido de esta casa madre el 31 de agosto de 1904. El personal lo componían cinco Hermanas: Superiora: Sor María Inés del Divino Redentor; Asistente: Sor Margarita del Sagrado Corazón; Sor Clotilde del Sagrado corazón; Sor Genoveva del Niño Jesús y Sor Felicidad (Hermana Lega).

El 27 de noviembre de 1911, el Concejo decidió entregar esa casa a la Sociedad que se las había confiado, por no estar de acuerdo con su modo de proceder.

 

 

 

615 Total de visitas 1 Visitas hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Venerable Madre Camila

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com