28. Casa de la Divina Providencia

Fundaciones de la Venerable Madre Camila

Firmacamila

  (Apto para Chrome)

argentinaCasa de la Divina Providencia. La Plata. Provincia de Buenos Aires. Argentina.  28/08/1903

Reseña histórica.

 

Perteneciente a las Damas de la Providencia, esta fundación tuvo lugar durante la Visita Apostólica.

“El 27 de Agosto de 1903 nuestra Reverendísima Madre Camila de San José Rolon Superiora General de las Hermanas Pobres Bonaerenses de San José salió de la Casa Matriz, en el tren de las 9 de la mañana con una Hermana que la acompañaba y cuatro Hermanas más, a la ciudad de La Plata, las que iban a hacerse cargo de la Casa de la Providencia. Iban como Superiora Sor Alfonsina de Jesús Sacramentado, y las otras hermanas: Sor Ana Maria de San José, Sor Petronila del Niño Jesús y Sor Benjamina Laureta de San José. Llegaron a la 1 y media p.m. y esperábanlas en la Estación un grupo de las distinguidas Damas, y en la Casa de la Providencia los demás miembros de la Honorable Sociedad “Damas de la Providencia”.

Después de saludarse y felicitarse mutuamente pasaron al Oratorio invitadas por el Sr. Cura Rector de San Ponciano Dr. Federico Rasore, a dar gracias a Dios por este beneficio.

El 30 a las 9 a. m. fueron nuestras 13 niñas asiladas a oír la solemne Misa cantada en la Parroquia de San Ponciano, en honor de San Cayetano Patrón de la Sociedad, y asistió también a ella nuestra Reverendísima Madre y cinco hermanas. El Ilustrísimo y Reverendísimo Señor Provisor y Vicario General Dr. Francisco Alberti habló sobre las virtudes el glorioso Santo, felicitó a las Damas de la Providencia por haber conseguido la instalación del Asilo y las alentó a seguir adelante con gran fe, caridad y constancia.

A las 2 p.m. tuvo lugar la bendición solemne e inauguración del Asilo para Niñas fundado por las dignas Damas de la Providencia. Presidió el acto el Ilustrísimo Señor Obispo Dr. Francisco Alberti y fueron padrinos el Presbítero Dr. Rasore, el Señor Gobernador de la Provincia Dr. Marcelino Ugarte y su señora, el Doctor Dardo Rocha y su señora, y la señora Carmen E. de Gomez. Cantóse después de la bendición un Te Deum en acción de gracias.

El 31 a las 9 de la mañana se reunieron las beneméritas Damas de la Providencia con asistencia del Presb. Doctor Federico Rasore convocadas por nuestra Rda. Madre para firmar el convenio de la “Sociedad Damas de la Providencia” y las “Hermanas Pobres Bonaerenses de San. José”, pidiendo que la mensualidad que asignaban en él para las Hermanas, figurara en el mismo a titulo de limosna, aprobándose por unanimidad.

El 1º de setiembre a las 6 y media a.m. celebró la Misa Monseñor Alberti y después de ella nos hizo una plática tan provechosa que tiernamente conmovidas con sus palabras nos uníamos a las peticiones y súplicas que elevaba al Señor.

Después de la Misa, Su Señoría Ilustrísima pasó al locutorio, saludó a las Hermanas y habló con la Reverendísima Madre. Momentos después de retirarse Monseñor Alberti llegó el Ilustrísimo y Reverendísimo Señor Obispo Diocesano Doctor Don Juan N. Terrero y después de saludarnos visitó la casa. Llevado el Ilustrísimo Prelado de la caridad que le distingue ordenó que, a su cuenta, se pusiera en la Casa Madre un aparato de la Compañía Unión Telefónica para lo que pudiera ofrecerse.

A las 5 y media p.m. nuestra Reverendísima Madre hizo una conferencia a las Hermanas exhortándolas a que fueran muy atentas con la gente, que las despidieran siempre satisfechas y edificadas, atendiendo con especial caridad a la gente pobre. Les encargó sobremanera la suavidad, humildad y obediencia. Las animó también diciéndoles que los Ilustrísimos Prelados se habían ofrecido generosamente para atenderlas en todas sus dificultades.

Dejó constituida la Comunidad en esta forma: Superiora, Sor Alfonsina de Jesús Sacramentado; Asistente, Sor Ana María de San José; Ecónoma, Sor Petronila del Niño Jesús; y Maestra, Sor Benjamina Laureta de San José; Celadora de las niñas, la misma Hermana Asistente. Hizo rendir obediencia a las Hermanas presentándoles su Superiora y haciéndoles besar la mano de la misma, cerrando así la visita.

El 2, a las 7 a.m. celebró la Misa el Ilustrísimo y Reverendísimo Sr. Obispo Dr. Don Juan N. Terrero y quedamos gratamente sorprendidas al convencernos de que este bondadoso Prelado escuchó la inspiración de Dios Nuestro Señor dejando en la Capilla el Santísimo Sacramento, interpretando la licencia ya pedida a la Santa Sede, firmada por él mismo. Indecible fue el consuelo de nuestras almas, y quizá mayor el que sintió nuestra Reverendísima Madre por haber conseguido dejarles a sus hijas el celestial Esposo, quitándoles con esto la pena de su separación.

En seguida de la Santa Misa Su Ilustrísima habló desde el altar dándonos esta nueva e invitándonos a ir al Sagrario en nuestras aflicciones y conflictos, que no abandonáramos a ese divino prisionero de amor por nosotras, y fuéramos muy fieles en corresponder a esta gracia. Impresionadas con sus palabras de aliento no pudimos dejar de derramar lágrimas.

Rezó después una estación al Santísimo para ganar la indulgencia plenaria, y pasó a la Sala donde fuimos a saludarlo.

Damos gracias a Dios por habernos enriquecido con gracias tan señaladas en esta fundación y agradecemos también sinceramente a los Ilustrísimos Prelados de quienes hemos recibido verdaderas pruebas del cariño que profesan a nuestro humilde Instituto. Quiera Dios conservarlos para que sean ahora y siempre los que nos dirijan, alienten y enseñen la manera de servir mejor al Señor y perfeccionar nuestras almas.

Regresamos en este día, a nuestra Casa Matriz, por la tarde, dejando a nuestras queridas Hermanas muy bien instaladas y algunas dignas Damas acompañaron hasta la estación a la Reverendísima Madre. Sea todo a mayor gloria de Dios Nuestro Señor”.

 

530 Total de visitas 1 Visitas hoy
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com