15. Hospital de Beneficencia de San José

Fundaciones de la Venerable Madre Camila

Capilla Del Hospital De Tacuarembo 16 De Julio 1911

 (Apto para Chrome)

uruguayHospital de Beneficiencia de San José. Tacuarembó. Uruguay.   14/10/1894

Reseña Histórica.

Esta casa fue fundada por la Madre Vicaria, quien refiere en su informe:

“Habiendo sido autorizada por V. R. para la nueva fundación de un Hospital en la frontera Uruguaya Departamento de Tacuarembó, paso a comunicar a V. R. lo ocurrido en esta fundación.

Salimos de nuestra Casa Madre el día 12 del presente mes a las 11 y 50 a/m, y ese mismo día a las 6 p/m partíamos del puerto de Buenos Aires a bordo del Vapor “Saturno” de la Compañía “La Platense”, en dirección a Montevideo; nuestro viaje de travesía fue gracias a Dios Nuestro Señor muy feliz, el mar estaba en completa calma y a las 6 a/m el día 13 estábamos en el puerto de Montevideo; ya de antemano estábamos recomendadas por nuestro muy apreciado y distinguido Rdo. Padre Emilio George a las Hermanas Vicentinas quienes llenas del espíritu de caridad de San Vicente de Paul nos hospedaron en su casa por todo el día, llenándonos de finas atenciones; a las 6 ½ a/m hicimos la Santa Comunión en la Capilla de ellas, oyendo la Santa Misa dicha por el Señor Vicario General de la Diócesis, y después recibimos la bendición con el Smo. Sacramento, después ese día visitamos las casas religiosas encargadas por nuestra Reverenda Madre.; y de manos del Señor Vicario recibimos los pasajes para el tren que nos debía conducir a Tacuarembó, el “Central Uruguayo”; antes de marchar recibimos un señalado beneficio de nuestro querido y Smo. Padre Señor San José, que es siempre y visiblemente el único consuelo de sus pobres Hijas; nos encontramos pues que sólo eran 4 los pasajes y nosotros 6 y tren no había hasta el Martes 17, nuestra aflicción fue grande, pero enseguida volvimos nuestros ojos llenos de fe a nuestro querido Padre, y él que jamás deja sin remediar las aflicciones de sus pobres Hijas, conociendo la nada que son, alcanzó de Nuestro Señor que despacharan la solicitud presentada esa misma tarde al Ministerio, y obtuvimos los pasajes que faltaban; favorecidas por esta señalada gracia pudimos continuar nuestro viaje saliendo de Montevideo el sábado 13 a las 9 p-m, llegando a Tacuarembó el Domingo 14 a las 2 1/2 p-m; antes de llegar durante 3/4 de hora, el tren pasa por el centro de una espléndida y magnífica sierra, donde al contemplarla pudimos alabar la mano omnipotente de Dios Ntro. Señor, el tren pasa sobre terreno plano y la sierra queda a uno y otro lado, es una vista preciosa; a nuestra llegada fuimos recibidas por numerosa concurrencia que nos esperaba en la estación, el Señor Cura, las Damas de Beneficencia, Hijas de María, Congregación del Sagrado Corazón de Jesús, y en corporación nos llevaron a la Iglesia, allí nos encontramos con Monseñor Stella Obispo Auxiliar de Montevideo que se encontraba en este departamento dando misión; después de darnos la bienvenida, recibimos la bendición con el Smo. Sacramento, y acompañadas de las Damas pasamos al Hospital, éste está situado a 15 cuadras de la Iglesia, su aspecto es bonito tiene jardín y gran arboleda, el local edificado es muy chico, lo demás está sin concluir; el Hospital es mixto, había 25 enfermos, los pobrecitos estaban en completo abandono de alma y cuerpo estando en igual estado el Hospital todo, pues estaba falto hasta de aquellos útiles más necesarios.

Estas Señoras de la Comisión dicen no tenían conocimiento de nuestra llegada, así que por todo alojamiento la primer noche tuvimos tres camas bastante usadas y nosotras éramos seis! Más entrada la noche nos mandaron tres catres sin útiles ningunos, de modo mi Reverenda Madre que esa noche se pasó muy linda, y como V. R. verá esta fundacioncita ha sido muy querida pues Nuestro Señor nos ha procurado los medios de poder ofrecerle más de una vez alguna mortificacioncita, aunque pequeña comparada con los grandes beneficios recibidos de su bondad y misericordia.

El día 15 fuimos todas a la Iglesia (a) hacer la Santa Comunión en acción de gracias a Dios Ntro. Señor, por haber llegado con felicidad y conmemorando la fiesta de nuestra Ínclita y querida Madre Sta. Teresa unidas en espíritu a los grandes festejos que en su honor se celebraban en nuestra querida Casa Madre.

Después ya empezamos a darnos cuenta de lo que iba a ocupar la atención de nuestros deberes, ante todo ya pudimos entrever que muchos días íbamos a pasar sin tener la dicha de tener al Divino Compañero Ntro. Señor Sacramentado en nuestra compañía, pues había que hacer antes algunos trabajos de albañilería y carpintería, indispensables para poder alojar las Hermanas, no comodidad digo mi Reverenda Madre, pues no la hay en este Hospitalito ni tampoco la buscamos, sino aquella decencia que corresponde al estado religioso; después en los días siguientes se ha seguido proveyendo el Hospital de todos los útiles que le faltaban, estas Señoras tienen buena voluntad, están muy contentas de tener las Hermanas, y prometen todo su concurso, para poner en regular camino de marcha el establecimiento.

El Señor Cura Párroco Don Jaime Ros, persona muy digna y buena a quien el pueblo aprecia mucho, será él quien hará la atención espiritual de las Hermanas, según lo prometió a V. R. Una vez por semana les dirá la Santa Misa, y la Comunión los días de Regla y él da lo necesario para habilitar la Capilla.

El día 22 se colocó la campana, y habiéndose designado el día 25 para la bendición de la Capilla, nos ocupamos de arreglar lo mejor posible la humilde morada que había de servir para el divino Huésped Ntro. Señor Sacramentado, preparando el altarcito con las telas de hilo que V. R. nos dio previsora siempre de lo que sucede en estos casos y en pueblos lejos, y más llevada del natural celo en V. R. por la mayor decencia para el culto de Ntro. Señor. Se nombraron padrinos de la Capilla al señor Cura Párroco y a la Señora de Valdez antigua Socia y fundadora de la Sociedad de Beneficencia, ella regaló la alfombra para toda la Capillita y floreros, y el padrino el Sagrario y dos hermosos cuadros de 1 m. de alto, del Sagrado Corazón de Jesús y de Nuestro Santísimo Padre San José, colocando en el centro un cuadro de nuestra Santísima Madre del Carmen, a la derecha el Corazón de Jesús, y a la izquierda, San José; preparado todo, ya de antemano habíamos obtenido de la mucha bondad del Ilustrísimo Señor Obispo Stella el que bendijera la Capilla, y el día designado, a las 9 a/m vino acompañado de los Reverendos Padres Redentoristas, el Señor Cura y su Familiar, y con toda solemnidad con acompañamiento de armonium y canto se bendijo la Capilla bajo la advocación de la Sagrada Familia en su huida a Egipto, según el pedido de V.R., que oportunamente llegó el día antes, después pasó a bendecir todo lo demás del Establecimiento, asistiendo numero(sa) y selecta concurrencia; quedando los Padres Misioneros a confesar los enfermos, pues Dios Nuestro Señor tan bueno y misericordioso, bendijo nuestro buen deseo y voluntad, concediéndonos como fruto de entrada, que todos los enfermos hombres y mujeres se confesaran e hicieron su primera Comunión siendo algunos de ellos ancianos de 70 años!

El Viernes 26 tuvimos la dicha de por primera vez tener la Santa Misa, la que celebró el Reverendo Padre Felipe Redentorista con acompañamiento de armonium y canto, en ella comulgamos nosotros y todos los enfermos, siendo este acto de muchísimo consuelo para todas, y a la vez de mucho ánimo para las Hermanas que tendrán la atención de estos pobrecitos infelices; asistió en corporación la Comisión de Damas de Beneficencia y demás Señoras que contribuyen al sostenimiento del Hospital, quedando ya desde este día Nuestro Señor Sacramentado, y terminando con esto todo lo encargado por V.R. habiendo hecho ayudada de la gracia de Dios Nuestro Señor cuanto he podido y entendido por dejar las Hermanas arregladas del mejor modo posible y según los encargos dados por V. R.; concluido ya todo preparé mi viaje de regreso, esta vez tenía que hacerlo en dirección al Salto Oriental como me lo había ordenado V. R.; preparamos todo y el día 26 acompañada de la Comisión fuimos a la estación y a las 11 1/4 a/m por el Ferrocarril Central Uruguayo salíamos en dirección a Paso de los Toros, llegando a las 6 1/2 p/m. Allí tuvimos que esperar hasta el Domingo 28 en que llega el tren de Montevideo y en combinación con el Ferrocarril Midland sale para el Salto; fuimos hospedadas por una muy religiosa y caritativa familia, Señor Tomás Blanco Farmacéutico de allí a quien fuimos recomendadas por el Señor Cura Ros habiéndonos tratado con fina atención y’ caridad; el 29 continuamos nuestro viaje saliendo de Paso de los Toros a las 7 a/m y llegando al Salto a las 6 1/2 p/m, teníamos aún que embarcarnos para atravesar a Concordia (que era el término de nuestro viaje) donde están nuestras Hermanas en el Hospital de Beneficencia, cuya Hermana Superiora nos esperaba en la estación acompañada de las Reverendas Hermanas Concepcionistas que residen en el Salto, y a quien íbamos recomendadas, nos llevaron a conocer de paso su Colegio, recibiendo de ellas cariñosas y finas atenciones, después nos acompañaron al puerto y a las 7 1/2 p/m tomamos el vaporcito que la Señora Presidenta de las Damas de Concordia, nos había enviado con toda generosidad, llegando a nuestra casa a las 8 1/2 p/m, después de un viaje tan largo con toda felicidad gracias a Dios Ntro. Señor y terminando ya la fundación de Tacuarembó.

En todo lo expuesto mi Reverenda Madre buscamos sólo la mayor gloria de Dios Nuestro Señor y honor de nuestro Santísimo Padre San José, a quien rendimos agradecidas mil acciones de gracias por las muchas mercedes recibidas de su paternal bondad para estas sus pobres Hijas.

 De V.R. muy afectísima y humilde hija en Dios Nuestro Señor que besa su mano

Sor María del Carmen Vicaria General

Año del Señor Octubre 30 de 1894 Sor Camila de San José Rolon

En julio de 1912 por motivos políticos- revolución- las Hermanas dejaron esta casa.


929 Total de visitas 1 Visitas hoy
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com